Consultorio

LA HISTORIA MÁS TERRORÍFICA DE SITGES NO ESTÁ EN LAS PANTALLAS

Aquí donde me veis, yo soy una auténtica fanática del cine de terror. Hellraiser, la saga Viernes 13, REC o Glitter. Pero lo que nos cuenta esta joven que le ocurrió en el festival de cine fantástico y de terror de Sitges ES ESTREMECEDOR.  Dentro consultorio:

Querida Doctora Calabaza:

Ayer comenzó el festival de Sitges y, como cada año, allí estaba yo con millones de entradas para verlo todo. Como mis amigos no son muy de ese tipo de cine, voy sola y tan a gusto. El caso es que estaba viendo una película de ésas de las de sustito que te hace saltar del asiento cual tostada y en uno de esos, el chico de al lado se me enganchó del brazo.

Primero me pidió perdón avergonzado, pero yo le sonreí y le dije que me parecía genial que me cogiera, que así yo también me sentía un poco más segura (pura mentira, pero el chico era guapo y tenía pinta de majo).  Terminamos la película, casi abrazados, él cerrando los ojos con cada salpicón de sangre y yo reprimiendo mis ganas de aplaudir.

Se encendieron las luces y nos besamos como adolescentes, así que le invité a mi hotel a seguir la sesión golfa. Todo iba genial y ya estábamos al lío cuando noté un arañazo horrible en la pierna. Encendí las luces asustada, pensando que Freddy Krueger  había venido a por mí, pero ERA MUCHO PEOR.

Mi ligue tenía las uñas de los pies como sables. Una especie de Eduardo Manostijeras, pero de las extremidades posteriores. Además, mi pierna sangraba profusamente. Lancé un grito de terror y le pedí que se fuera, que tenía que cortar la hemorragia y posiblemente ir al hospital a que me pusieran puntos y la antitetánica. Él se vistió desconcertado y me dejó su número de teléfono escrito en la entrada de cine que nos unió.

Tras ser atendida por el SAMUR y viendo las cosas con perspectiva, no sé si volver a llamar al Lobezno del amor o buscarme a alguien con una mejor higiene podológica. ¿QUÉ HAGO, DOCTORA?

Muchas gracias, LA NOVIA DE KRUEGER.

Querida Recolectora de mejillones:

Soy muy fan del marisco, pero ese tipo de mejillones no los quiero ver ni en pintura. Me parece perfecto que te guste pasar miedo, pero esto ya es cuestión de seguridad. Si tanto te gusta este chico sólo veo dos opciones:

Que le regales un cortauñas o algo más afilado (unas tijeras de podar) y le comentes que lo vuestro es imposible si no se asea un poco.

-Que practiquéis el sexo muy seguro y con eso me refiero a que, además de las medidas típicas, te compres un traje de amaestrador de perros peligrosos, de esos que están acolchados.  Cualquier precaución es poca ante esos puñales.

Espero haberte sido de ayuda y que disfrutes del festival.

Atentamente, Doctora Calabaza.

#ConsultorioCalabaza